Diez nuevas especies de anfibios, entre las que se destacan tres ranas venenosas, fueron descubiertas en una zona selvática de la frontera entre Colombia y Panamá, en en cerro Takarkuna en la zona de Darién. Estas nuevas 10 especies se unen a las 764 especies ya reconocidas que habitan en las selvas y bosques colombianos.

Las ranas son reguladores de las poblaciones de plagas que afectan la agricultura, porque pueden consumir hasta una tonelada de insectos al año. Los anfibios igualmente mantienen a una gran variedad de depredadores que se alimentan de ellos. Por su ciclo de vida, que se lleva a cabo una parte en el agua y otra en la tierra, movilizan nutrientes entre estos dos ecosistemas.

Los investigadores consideran que los anfibios son los guardianes de la salubridad humana, ya que sus pieles lisas y expuestas directamente a los elementos del entorno indican si existen condiciones adecuadas para la vida del hombre, pues "registran" la contaminación con metales pesados, pesticidas, herbicidas y agentes productores de lluvia ácida, entre otros.

 Buenas y  verdes noticias para el dia de hoy.